El coaching ontológico me ha permitido dar un enfoque y un alineamiento a mis procesos creativos, ofreciéndome una fluida comunicación a nivel interno y externo en cada planteamiento que propongo realizar tanto en el trabajo como en ámbito personal.

El coaching ontológico, a mi parecer, es un proceso continuo donde es posible gestionar, revisar y analizar, conductas, creencias y conceptos que tengo que modificar, para poder darle un significado que me permita seguir avanzando y creciendo como SER.

He tomando más conciencia en mi proceso de coaching del potencial del lenguaje y de saber que somos lo que decimos y expresamos, asumiendo de esta manera la responsabilidad de tomar conciencia, de que el lenguaje no es para nada inocente, y que la escucha es una actitud de respeto hacia el otro , y para con uno mismo.