Siempre he pensado que así como me preocupo por mi espiritualidad familia, trabajo, por el cuidado de mi salud, sentía que faltaba algo- el eslabón menos pensado: mi mundo emocional! Gracias a Dios y a mi sensei Claudia Lalloz, un ser humano con capacidad de empoderarme con preguntas que me han permitido transformar mi vida, logré caer en cuenta de que mis límites los pongo Yo!!.Mi libertad para brillar, mi confianza para diseñar “mi” futuro depende en gran medida de mi poder interior. La calidad humana y el cuidado por cada cuestión que he ido trabajando en mí han sido impecables. Me siento bendecida por haber encontrado a Claudia Lalloz. Gracias infinitas!