En está Formación, reconozco que no estoy de casualidad, puesto que tantas veces me invitó Claudia Lalloz para merecerme una maravillosa formación hacia mi persona.
Confieso que ingresé con dudas, inseguridades, y prejuicios. Luego fui descubriendo esta formación de un grado tal que la verdad no encuentro palabras para describirlo, es realmente increíble. Nunca imaginé decir “increíble” sobre una formación que realmente se despoja de tantas certezas en este mundo y enfocarse en uno mismo.
Es una alimentación para el alma, es mirararse a uno mismo, es tocarse a uno mismo, es escucharse a uno mismo, es gustarse a uno mismo, es olerse a uno mismo. Es amarse a uno mismo. Es pensarse a uno mismo. Es reflexionar en uno mismo. Es la posibilidad de poder elegirte siempre.
Claramente, todo lo descrito en relación a los demás.
No me cabe la menor duda de volver a elegir esta formación para ser lo que que estoy construyendo en mí.
Darles las gracias a Claudia Lalloz por brindarme esa posibilidad de verme con otros otros.