No dejo de sorprenderme de los resultados que se obtienen con el coaching. En el 2008 me encontraba confundida en mi carrera, no estaba a gusto con mi trabajo y no sabía qué más hacer para salir adelante. Una amiga me dijo “una compañera de trabajo estaba igual y consultó a una coach que se llama Claudia Lalloz, es increíble como transformó no solo su trabajo sino su vida después de conocerla”.  Seguí su consejo por intuición, llamé a Claudia y le pedí una reunión, en ese momento no tenía ni idea de qué era el coaching. Con Clau trabajé varios meses, fue un proceso en el que en cada reunión iba logrando ciertos resultados, o me proponía nuevas metas, en el tiempo veo que ese proceso me sirvió no solo para resolver los temas que llevé a las reuniones en aquel entonces sino que me brindó herramientas que aún sigo utilizando, y mucho más ahora que también me formé como coach!. Lo que más me gusta de esta profesión que conocí gracias a Claudia es el impacto positivo que genera en las personas y organizaciones, y cómo eso se ve y conserva en el tiempo.