Fue una experiencia maravillosa. El caballo reflejando nuestro más íntimo ser y ayudándonos a crecer y a avanzar en nuestros planes. Hoy, después de no estar nada familiarizada con estos animalitos puedo decir que son el espejo del alma, tan especiales y naturales que te hablan al corazón. Dios es maravilloso e hizo que nos rodeáramos de animales tan bellos para que fuéramos capaces de recordar la grandeza para la que fuimos creados. 🐎 🐴